Con una muestra más de reconocimiento hacia sus semejantes el responsable de la Panadería La Unión, el comerciante Emilio Sáez, llevó adelante una gran iniciativa, digna de imitar.

Con recursos propios y con el simple objetivo de manifestar la gran admiración por estas dos personas, llevó adelante un homenaje en vida para el periodista, profesor e historiador Oscar “Mingo” Gutiérrez y para la Hermana Carla quien, durante sus largos años de vida en Tierra del Fuego, ha sido y es ejemplo de solidaridad y trabajo.

Con un pequeño acto que se llevó adelante en las instalaciones que la firma Signo Sur tiene en el parque industrial, y siguiendo los protocolos establecidos por el aislamiento preventivo por coronavirus, el reconocido comerciante de Tolhuin presentó la representación realizada a través de la tecnología 3D, de Mingo Gutiérrez y la Hermana Carla, recreando una escena en la que se los ve sentados en una mesa de bar, compartiendo un café.

En la oportunidad estuvieron presentes un reducido grupo de personas quienes colaboraron y participaron de la iniciativa de Emilio, y que acompañaron a Mingo y a Carla.

En su discurso, caracterizado por la humildad y amabilidad, Emilio Sáez explicó que “esto es algo que hemos hecho con mucho cariño y con mucho amor”.

“Conversando con unos amigos dijimos que en esta Argentina que está sin valores, por qué no homenajear a la gente que está acá, y que conviven con nosotros”, se preguntó.

Al referirse los homenajeados, señaló que no es necesario que “la Hermana Carla no tuvo que venir del Vaticano ni haber tenido que estar con el Papa para reconocerle su trabajo y, en el caso de Mingo, no es necesario que haya egresado de Harvard sino que son simples ciudadanos que honran y nos honran todos los días con su trabajo. Eso a mí me enorgullece y no sé de qué manera puedo explicar que no hace falta que se mueran y que luego pasen 10 años más para manifestarles la admiración de toda una sociedad donde estoy incluido”.

Agregó que “no hay forma de que estas dos personas no sean admiradas y reconocidas como ejemplos de ciudadanos de nuestra provincia y debemos tener un gesto hermoso para con ellos. Seguramente vivirán muchos años más pero queríamos homenajearlos ahora, en vida”.

Finalmente, “el panadero” destacó la humildad, el amor y las ganas del grupo que colaboró en el proyecto.

Hermana Carla
Al momento de brindar unas palabras, la Hermana Carla recalcó en varias oportunidades que no merece ser homenajeada. “Yo agradezco todo este mérito y agradezco a Río Grande y a Tolhuin por todo lo que me han dado. Yo siempre di lo que pude dar y recibí muchísimo”.
Yo no merezco reconocimientos. Hay muchas personas que realmente merecen ser reconocidas. De cualquier manera, agradezco a Emilio y a toda la gente que colaboró con él. Yo quiero agradecer a Dios y pido que los bendiga a todos”.

Mingo Gutiérrez
En su discurso, Oscar Gutiérrez agradeció a todos los que participaron de este pero ocupó mucho tiempo para referirse a la Hermana Carla y, entre otras cosas, recordó que hace tiempo llevó a la computadora todos los registros de las entrevistas que realizó a lo largo de su vida. “Fueron alrededor de 3400 las entrevistas. Me di cuenta de que nunca la entrevisté. Para mí, haber aceptado este desafío, tiene un único objetivo que es el de poder entrevistarla, ahora que estaremos siempre juntos”.
Luego dijo que “con este oficio del periodismo, sé un poquito de mucha gente y sé mucho de pocos y una de las personas de las que sé mucho es justamente la Hermana Carla a quien nunca entrevisté pero me encontré con mucha gente que conocí y que la conocían y cuando me hablaban de ella, casi siempre manifestaban agradecimiento hacia su persona”.
Ante la prensa, Mingo confió que “uno siempre espera la gratitud de la gente y algunas veces esa gratitud viene de la gente a la que uno no le ha dado tanto pero es gente agradecida de la comunidad donde ha crecido y nos ha tomado como intérpretes de realizaciones; entonces, detrás de mi presencia, están, de alguna manera, la presencia de las miles de personas a las cuales les acerqué en algún momento un micrófono para que contaran acerca de sus vidas y de sus sueños”.


Ariadna Codina, maquilladora de las obras.

Los colaboradores
La iniciativa de Emilio Sáez no podría haber sido una realidad sin la colaboración de un grupo de personas que creyó en el proyecto y no dudó en aportar desde su conocimiento y su profesionalismo.
Corina Molayoli fue la responsable de generar el molde virtual que sirvió para generar la impresión 3D. Este trabajo lo llevó adelante junto a Alberto Rega, titular de Signo Sur.


Alberto Rega, titular de Signo Sur, junto Corina Molayoli, la responsable del molde virtual.

Una vez finalizadas las figuras en la impresión 3D, fue el turno de Ariadna Codina quien tuvo la destacada tarea del maquillaje de las obras.
En tanto, Alejandro Ascar, de Maderas Topic, fue el encargado de elegir y preparar el mobiliario que consiste en una mesa con sus dos sillas de madera de lenga macizas que representa una reunión informal de café.
Finalmente, Ana María Fabro estuvo a cargo de la realización y presentación de la reseña de la Hna. Carla y el profesor Miguel E. Vázquez hizo lo propio con Mingo Gutiérrez, además de oficiar de conductor del acto.

Fuente: Diario El Sureño.