El pasado sábado 3 de agosto se llevó a cabo la ya tradicional bajada de Antorchas en el glaciar Le Martial. Allí, amantes del deporte y la nieve descendieron desde la cima hasta la base, donde los esperaba una multitud que disfrutaba del evento desde horas antes.

Fue cuando “El Pulpo”, realizado por estudiantes del Centro Polivalente de Arte P.I.M. Bustelo, de la ciudad de Ushuaia, y los docentes Marina Bauducco, Viviana Chávez, Lucrecia Iñigo y Javier Elissamburu, fue incendiado con las antorchas para pedir a la montaña deseos de una próspera temporada.

El pulpo, de 5 metros de altura y 10 de ancho, fue la segunda gran atracción luego del descenso luminoso de las antorchas, mientras los asistentes degustaban chocolate caliente, habitual en el evento, pero este año con una mayor de concientización con el medio ambiente, ya que en lugar de distribuir vasos descartables, se solicitó a la comunidad llevar tazas para la ocasión.